Un festejo muy efusivo

blogerredas 24 marzo, 2011 0

Técnico



El fútbol rumano no se caracteriza por sus buenas técnicas, o sus grandes figuras. De hecho no tiene prácticamente nada llamativo a nivel mundial, pero esta vez vale la pena mencionarlo por un hecho que se ha dado bastante interesante. Es así que Marius Sumudica, el técnico del Rapid de Bucarest, fue el protagonista de un hecho bastante particular en la última jornada del campeonato rumano, luego de haber sido expulsado del campo de juego por la exageración en la celebración de un gol de su equipo.

Cuando faltaban pocos minutos para finalizar el primer tiempo, el Rapid convirtió un tanto luego de una gran jugada colectiva. A modo de festejo, el entrenador Sumudica efectuó una corrida por toda la banda hasta llegar al fondo, donde se tiró en plancha sobre el césped. Así el árbitro fue a expulsarlo y éste lo besó de alegría efusiva.

Es verdad que el gol fue importante ya que le dio la victoria a su equipo por 2-1 en partido de liga contra el Medias Gaz Metan, luego que el conjunto tuviera una semana de bastante tensión en el vestuario. Así el entrenador se fue a la tribuna, donde en primera fila alentó a su equipo como si fuera un hincha más y al finalizar el encuentro festejó con los fanáticos que lo rodeaban.

Goleador del Rapid que fue campeón de Liga en el año 1999, Sumudica que tiene actualmente 40 años, ve los partidos tocado con una bufanda del equipo granate. Sumi gol, como le decían, es uno de los emblemas más importantes y más queridos en el estadio de Giulesti.

Con esta victoria el Rapid se mete en puestos europeos luego de una racha completamente negativa. Sin embargo la actitud del entrenador es la que se lleva todos los flashes y el foco de la noticia. Lo que no se sabe es que hubiera hecho si su euquipo hubiera gando por 5 a 0 o más.